Dónde he estado

Las bibliotecas son buenas acogiendo la poesía. En ellas he pasado mucho tiempo estudiando, leyendo, buscando ese libro concreto… Pero nada comparable a la emoción de romper el silencio con el teclear de mis manos. La gente, curiosa, acercándose con una sonrisa y preguntarse… ¿qué será?
Bibliotecas como El Matadero (Zgz), Cubit, Torrero (foto superior)… han sido siempre mis mejores refugios.
Si eres una bibliloteca o quieres que tu espacio favorito cobre vida con la poesía en directo, no dudes en contactar conmigo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *